Nuestros títulos » Barón y Baronesa

¡Comprar un título nobiliario de barón y baronesa!

A primera vista el título nobiliario de barón suena muy prometedor. Con el título de barón las personas asocian una presencia elegante y una posición de poder superior. En muchos países europeos y familias nobiliarias, el gentilhombre con la designación de barón representa una de las designaciones de rango más bajo. El femenino de barón es baronesa.

En el transcurso del tiempo la importancia de este título fue cambiando. La historia del título hereditario se remonta a varios siglos atrás. Antes de adquirir un título nobiliario y decidirse por una designación de barón o baronesa, lea las siguientes informaciones interesantes en torno al título de este rango.

El origen etimológico de barón y baronesa

El origen etimológico de los términos proviene del latín, “baro”, que significa sirviente, mercenario o soldado. En el derecho alemánico el mercenario se definía como “barus”. En el transcurso de los años se utilizaron expresiones similares en los diferentes países. El denominador común era que estas definiciones de mercenario iban asociadas a un trabajo duro o a ser soldado. El origen del término femenino baronesa, sin embargo, no está claro. Hasta el día de hoy existen diferentes fuentes y afirmaciones que generan controversia en torno al origen etimológico de baronesa. Lo que es seguro, sin embargo, es que el barón y la baronesa se remontan a una larga historia.

Las modificaciones históricas de la designación de barón.

El título de barón y baronesa se hizo famoso en la Edad Media. Gracias al gobierno feudal los señores feudales obtenían posesiones o dominios. Los dueños de los dominios se describían como señores feudales. A los pocos siglos, los barones feudales, sin embargo, ya eran considerados un fenómeno antiguo. El título de barón denotaba el estatus nobiliario. Una identificación y fijación de los derechos y deberes no tuvo lugar. Hoy en día el barón sigue representando una familia noble.

El barón de la Inglaterra anglosajona bajo Guillermo I

El reinado de Guillermo I fue muy importante para el desarrollo del barón. Este introdujo el rango de barón en Inglaterra. De esta manera Guillermo I quería averiguar cuáles eran los ciudadanos que le juraban lealtad. Sin embargo, el título de barón fue efectivamente abolido por otros títulos nobiliarios. Desde entonces, los barones bajo Guillermo I tuvieron que participar en el servicio militar y ayudar a dar forma a las decisiones políticas en el Consejo del Rey. Los gentilhombres y las nobles de rangos superiores se referían a menudo a los señores feudales como barones. Entre los magistrados de menor rango era frecuente también el simple término de “hombres”. No obstante, en tiempos de Guillermo I, un barón era considerado un señor feudal que juraba lealtad al noble de mayor rango.

Las barones en tiempos de Enrique II

Los barones se establecieron bajo el gobierno de Enrique II. Originalmente, todos los terratenientes y señores feudales a los que se les concedían tierras a cambio del servicio militar eran considerados barones. El llamado Dialogus de Scaccario identificaba a los barones que eran hombres libres y a los que en agradecimiento del servicio feudal se les concedían tierras. Bajo Enrique II los títulos de Barón y Lord llegaron a solaparse. Sin embargo, un verdadero Señor no se llamaba a sí mismo barón, sino que prefería usar el título Lord.

La Carta Magna y su influencia en los títulos nobiliarios

La Carta Magna ha tenido un impacto en numerosas áreas de la vida en la historia anglosajona. En 1164, los barones de alto rango eran convocados regularmente para asistir al Consejo del Rey. Posteriormente se estableció el Parlamento y la llamada Cámara de los Lores, en la que también estaban presentes los barones. En la Carta Magna se decía que los barones inferiores tenían que recibir una citación y elegir un representante para actuar en nombre de los barones. Los representantes elegidos formaban el llamado “Knight of Shire”, Caballero de la Comarca. Desde entonces, los ciudadanos comunes y los barones empezaron a diferir vehementemente. En la Edad Media, los barones tenían privilegios y además podían ejercer influencia política. Cuando finalmente Gran Bretaña evolucionó hacia un sistema político democrático, el barón y la baronesa perdieron sus privilegios y, por tanto, su reputación.

La evolución de las baronías y el declive del feudalismo

El fin de la baronía feudal se estaba acercando. A partir del siglo XV, los barones de ascendencia feudal fueron sustituidos en gran medida por las citaciones, que obligaban a ciertas personas a asistir a las sesiones parlamentarias. Gracias a las cartas de patentes se crearon nuevos barones, mientras que la orientación hacia el dominio y el estatus feudal se había vuelto obsoleto. Los títulos de poder y de nobleza con respecto a la ascendencia feudal se empezaron a considerar anticuados. La Ley de Abolición de 1660 convirtió la baronía feudal en una baronía moderna. La aplicación de diversos actos jurídicos hizo que las baronías feudales se convirtieran en baronías de servidumbre feudal, en las que regularmente eran obligatorios pagos monetarios.

Las baronías en el siglo XX en Gran Bretaña

En el siglo XX, el desarrollo de la nobleza en Gran Bretaña estuvo marcado por la introducción de títulos nobiliarios no hereditarios. Todas las personas con un título nobiliario de par, de prestigio o de par vitalicio, que no necesariamente tenía que basarse en su ascendencia, hoy en día llevan los títulos nobiliarios de barón y baronesa. Tanto los pares hereditarios como los no hereditarios prefieren el título de Noble Señor (“Noble Lords”). En Gran Bretaña el honor baronal se considera a menudo como una distinción adicional y funciona como un título honorífico para personas importantes. Los barones modernos de hoy en día usan un título nobiliario para preservar la tradición noble en Gran Bretaña y para proteger a la nobleza. Los derechos ya no van de la mano con el título nobiliario de las baronías en la Gran Bretaña de hoy.

Las baronías – una mirada al pasado, presente y futuro

El título nobiliario de barón siguió evolucionando en toda Europa a lo largo de los siglos. Al principio, los barones eran ciudadanos normales, mientras que más tarde se convirtieron en portadores de influencia política. Hoy en día, el título de barón se suele considerar un título honorífico para personalidades famosas y estimadas. En los siglos XIX y XX, por ejemplo, las personalidades ricas y poderosas se llamaban barones. Así, existía un barón de los periódicos, un barón de la industria o un barón de la seda. La designación de barón implicaba desde siempre un gran poder.

En la actualidad, los barones y las baronesas gozan de un gran reconocimiento social. A pesar de que carecen de poder político y de derechos nobiliarios específicos, las baronías están respaldadas por un pasado largo y exitoso. Todo apunta a que el barón y la baronesa seguirán jugando un papel importante en la Inglaterra del siglo XXI. Las designaciones aún no han llegado al fin de su evolución.

El que quiera formar parte de esta historia de éxito, ahora puede adquirir un título nobiliario. Así, podrá comparecer como barón o como baronesa y aprovechar el esplendor que irradiaban las baronías desde hacía siglos. ¡La fascinación queda garantizada!