Ostentar un título » Código de honor de la nobleza

En tanto que noble no sólo será portador de un título nobiliario. Cuanto más auténtica sea su presencia y conducta, más se creerá la gente que usted es un verdadero noble. La conducta de un noble viene determinada por el código de honor de la nobleza. El código de conducta de la nobleza es el código de honor. Este fue aprobado el 2 de septiembre en Porto, Portugal. La C.I.L.A.N.E., como comisión responsable de la nobleza europea, se encargó de su redacción. Cada noble deberá de medir su conducta en base al código de honor. Cuando alguien nos compra un título nobiliario, es conveniente que conozca también los valores elementales del código de honor.

Los tres principales valores de la nobleza son:

1. Los valores morales

Los valores morales e intelectuales vienen marcando la vida de la nobleza desde tiempos inmemoriales. Como parte de la vida cotidiana de cada noble también se considera una apariencia distinguida y el respeto por las diferentes tradiciones. No importa a qué religión o cultura pertenezca el noble, una conducta respetuosa siempre es imprescindible. La dignidad de la persona, la tolerancia, los derechos humanos, la situación social, el honor, la palabra noble y el cumplimiento fiable de las obligaciones son también conductas esenciales consideradas en el código de honor. Quien quiera aparecer como un noble debería de cumplir con sus deberes intelectuales y morales y mostrar una comprensión moderna e ilustrada de dichos valores.

2. Los valores sociales

Son numerosos los valores sociales incluidos en el código de honor y a tener en cuenta por un noble. La responsabilidad y la libertad dan forma a la vida de los nobles. Un noble, además, ambiciona el éxito. La adquisición de conocimientos lingüísticos, el cultivo y el crecimiento intelectual y la búsqueda de la profesionalidad formarán serán su pan de cada día. El espíritu empresarial, la responsabilidad social y el apoyo del concepto o la unidad europea formaban parte de la nobleza en el pasado y lo siguen formando hoy. Un noble también se preocupa por el bienestar de los demás, mantiene la cortesía y el sentido de pertenencia a la patria y se interesa por la protección del medio ambiente. La preservación de los recursos naturales y un justificado y apropiado orgullo nacional también forman parte de la visión aristocrática del mundo. Aquél que esté en conjunción con estos valores está en el buen camino de convertirse en un auténtico noble.

3. Los valores familiares

Los valores familiares constituyen un componente importante dentro de la vida de un noble. Si se esfuerzas por promover las actividades en el seno de la familia, fortalecer la unidad familiar y considerar a la familia como el centro de la sociedad, estará en el camino correcto para convertirse en un buen noble. El código de honor nobiliario también incluye la apreciación del matrimonio, la tolerancia hacia los padres y un recuerdo respetuoso de los difuntos. La preservación de las tradiciones familiares y la solidaridad en el seno de la familia asegurará de ahora en adelante que sea parte de una verdadera familia noble.