Duque de Merania

Duque de Merania

49,90

El Duque de Merania es un título nobiliario de la Edad Media otorgado personalmente por Federico Barbarroja, que usted podrá usar de sobrenombre. El origen del nombre “Merania” sigue, a día de hoy, sin estar definitivamente esclarecido. Se cree que significa algo así como “tierra junto al mar”. Teniendo en cuenta que parte de la costa adriática fue gobernada por Baviera, este significado podría ser correcto.

Sus documentos

Accessoires

Accessoires

SKU: NSS-HM-DE Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

Ducado de Merania

Si bien la historia del Ducado de Merania fue muy efímero, en ella participaron familias nobles muy influyentes. El ducado se constituyó en el siglo XII a raíz de la reorganización de Baviera bajo la dinastía de los Staufer, primero con Conrado III y finalmente con su sucesor Federico I (Barbarroja). Ambos solían recompensar a sus vasallos leales, así como a los miembros del partido con títulos nobiliarios y feudos. En el transcurso de estas concesiones Barbarroja también concedió el ducado a Conrado II de Scheyer-Dachau, Conde de Wittelsbach. En 1153 lo elevó a la más alta nobleza nombrándole Duque de Merania. Un ducado que hasta entonces no había existido con ese nombre.

La historia de Merania tampoco duró mucho. Eran tiempos políticamente turbulentos en los que el reparto de poderes podía cambiar completamente en una misma generación. En pocas palabras, duró únicamente 95 años. Conrado II gobernó además del Ducado de Merania, Dalmacia y Croacia y fue considerado un hombre de estado muy poderoso. Dado que las zonas colindantes eran gobernadas por sus parientes, se puede decir que el área de influencia de su familia en Baviera era considerable.

Sin embargo, su hijo Conrado III llevó una vida más bien recluida, pasando la mayor parte del tiempo en Dachau ostentando únicamente el título de “Duque de Dachau“. Al no dejar ningún heredero varón, a su muerte el ducado fue reasignado de nuevo.

En torno al año 1180 Barbarroja otorgó el título de “Duque de Merania” al Conde Bertoldo IV de Andechs. Este ya tenía una relación especial con el nombre del ducado por su madre Eduvigis. Es probable que “Merania” abarcara un territorio a la orilla del mar Adriático, en Istria, que el bisabuelo por parte de madre de Bertoldo había gobernado.

Los Condes de Andechs-Merania eran considerados leales seguidores del Emperador Alemán y gobernaron vastas tierras desde Baviera hasta ambos lados del Adriático.

En relación con el asesinato del último hijo de Federico Barbarroja, Felipe de Suabia, el último Duque de Andechs-Merania, Otón VIII, fue sospechoso de complicidad y perdió su cargo y dignidad. Desde un punto de vista histórico esta acusación estaba infundada, pero en aquellos tiempos las intrigas cortesanas estaban al orden del día. Así pues, el Ducado de Merano se disolvió definitivamente y los feudos fueron distribuidos entre las distintas familias nobles.

El hecho de que se conserve el recuerdo de este breve apogeo, también es debido a la invención de leyendas cristianas, en los que miembros de la dinastía de los Andechs jugaron su papel alimentándolas activamente. Un descendiente de la familia del siglo IX, el Conde Rasso o Grafrath (existe un pueblo en Baviera que lleva su nombre), ya se consideró un santo en la Edad Media.

Santa Eduviges de Silesia, originalmente Eduviges de Andechs, hija de Bertoldo IV de Andechs-Merania, fue la esposa de Enrique I, Duque de Silesia y Polonia. Parece que llevó una vida ascética dedicada a los pobres. Santa Eduviges de Silesia es la patrona de Silesia y Andechs. Su sobrina, Isabel de Hungría, alcanzó una fama aún mayor. La hija de su hermana Gertrud de Andechs pasó a la historia como Santa Isabel.

Existen innumerables leyendas entorno a la vida de Isabel dedicada a los pobres y enfermos. Tanto es así, que incluso en los círculos protestantes se la consideraba un modelo de vida cristiana.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Duque de Merania”