Un pequeño repaso » Los privilegios de los nobles

Las lujosas ventajas del estatus nobiliario

Un título nobiliario proporciona un aire aristocrático. Si se mueve por el mundo con un título nobiliario o realiza una reserva en un restaurante obtendrá miradas de admiración. Muchos nobles además disfrutan de ventajas sociales, a pesar de la privación de sus privilegios legales. Hay mucha gente que considera un título nobiliario como el de Lord, Lady, Conde, Barón, etc. como una reliquia de una época pasada. Los privilegios de la nobleza se remontan a muchos siglos y han ido cambiando en función de su entorno social. Si quiere saber más acerca de los privilegios nobiliarios, lea las siguientes informaciones prácticas. Antes de que comparta con su entorno su título nobiliario, no le vendrá mal saber un poco más acerca de las preferencias históricas.

Las ventajas de la nobleza

La nobleza gozaba de numerosos privilegios. Sin embargo, ¿cómo llegaron a merecerse todos esos privilegios? La transmisión de privilegios entre los miembros de una clase aristocrática era más bien rara. Solía ser el gobernante quien por la gracia de Dios otorgaba a los nobles los diferentes privilegios. El rey, el emperador o los monarcas reconocían determinados títulos. A las familias nobles se les concedía una riqueza desmesurada. Muchos nobles se eran dueños de amplias latifundios de tierras.

También existían privilegios especiales, como los que se van a enumerar a continuación. Por ejemplo, se les concedían arroyos propios para pescar y huertos para la cosecha. Esto era el resultado de un trato preferencial en relación con las propiedades y las tierras. Los nobles también podían tener tierras para que otros los cultivaran y tenían acceso a la producción forestal.

La mayoría de los poblados de aquella época venían marcados por una infraestructura característica, con castillos, pozos, molinos o abadías. También había campesinos locales con derecho a explotar las tierras. Los terratenientes, sin embargo, eran los nobles. Las familias nobles solían exigir a los campesinos un pago de impuestos o la entrega de una parte de su cosecha. Y aunque a los nobles no se les permitía utilizar a los campesinos para un trabajo físico, algunos hacían caso omiso de esta prohibición.

El ascenso social en la nobleza

Con el tiempo, el número de caballeros y damas nobles que quería adquirir privilegios nobiliarios iba en aumento. Y es así como los miembros de las diferentes clases sociales elegían carreras en el ejército, en los tribunales o en otros departamentos gubernamentales. La adquisición de un título nobiliario iba a la par con un buen comportamiento o rendimiento.

¿Sin embargo, por qué el título nobiliario ha sido tan popular en diferentes épocas? En Francia, por ejemplo, los nobles gozaban de privilegios fiscales. Los nobles no tenían la obligación de pagar impuestos directos. Además tenían un estrecho vínculo con los juzgados y la policía. Los nobles gozaban de privilegios prácticamente en todos los ámbitos sociales. Las familias nobles solían estar exentas del derecho común, estando sujetas a sus propios reglamentos, que se conocía bajo el término de derecho nobiliario. Las personas con un título nobiliario contaban con un amplio poder y tenían la potestad de emitir órdenes a sus subordinados. Los campesinos, por tanto, estaban obligados a atenerse a las leyes.

Las familias nobiliarias tenían incluso derecho de librar guerras entre ellas. Las discrepancias y las disputas familiares con frecuencia se resolvían con duelos. El Renacimiento era la época por excelencia en la que los nobles resolvían sus divergencias y disputas en un duelo. La lucha con la espada también les servía para medir sus fuerzas. Tan sólo bajo el reinado del Rey Enrique IV murieron más de 4.000 nobles en Francia en duelo, por lo que se puede apreciar que el ascenso en la escala social podía llegar a ser un asunto bastante sangriento. Aun así, los nobles eran en su mayoría verdaderos caballeros y se regían por las costumbres culturales y sociales de la época.

¡Convertirse hoy en un/una noble!

Los nobles de hoy en día se diferencian considerablemente de los aristócratas tradicionales. Mientras que en la Edad Media y durante muchos siglos los nobles gozaban de numerosos privilegios, en los tiempos modernos ya no es así. Hoy en día la nobleza no cuenta con ninguna posición social privilegiada. Los nobles no gozan de más poder que otros ciudadanos.

Aun así, la posesión de un título nobiliario y el hecho de poder lucirlo en público no deja de ser muy tentador para mucha gente. Los títulos nobiliarios existen desde hace siglos y siguen siendo muy apreciados hoy en día. La pertenencia a la nobleza va asociada a un estado social elevado y único.

Si usted ha tomado la decisión de ostentar un título nobiliario, tiene la oportunidad de adquirir el título de su elección. Gracias a nuestra larga experiencia en este campo, sabemos exactamente lo que hacemos y estamos en condiciones de ofrecerle una selección muy amplia. Lea las descripciones y elija el título nobiliario que le resulte más atractivo y se ajuste más a sus deseos. Gracias al título nobiliario, que podrá ostentar legalmente como distintivo, el escudo familiar y el certificado de nombramiento podrá comparecer como un noble cosechando admiración social y esplendor.

Si bien desde el punto de vista legal, el hecho de ser un noble o una noble hoy en día no está asociado a un tratamiento preferencial, muchos nobles fascinan por sus virtudes y sus ideales. Nunca es demasiado tarde para comprar un título nobiliario y lucir el título de barón, conde, duque, por nombrar unos pocos.